18,674,578 Páginas vistas Escríbanos Mapa
A A A
Glosario
Búsqueda

123

Artículo de la Semana
UTERO Y SEXUALIDAD

El útero también llamado matriz es un órgano interno de la mujer que tiene funciones exclusivamente reproductivas, al ser el encargado de anidar al niño a lo largo de los nueve meses de embarazo. Su ubicación es simple de imaginar porque se encuentra en la parte mas profunda de la vagina y es fácilmente palpable si introducimos un dedo a través del canal vaginal. Precisamente esa es una de las razones por la cual los ginecólogos realizamos el tacto vaginal, porque nos permite identificar lesiones, tumoraciones o inflamaciones en la matriz.

La matriz es sumamente vulnerable a padecer múltiples enfermedades como tumoraciones benignas llamadas miomas, tumores malignos como el cáncer de cervix -causado por el virus del papiloma- o como el cáncer de endometrio. En muchas de estas enfermedades el médico puede plantear como tratamiento la extracción de la matriz a través de una cirugía llamada histerectomía.

Muchas mujeres en nuestro país han sido operadas con este fin y temen por las consecuencias que puede conllevar este procedimiento quirúrgico. Tenemos que señalar que son solo dos las consecuencias, por un lado una vez que se remueve la matriz la mujer pierde la capacidad de tener más hijos, un embarazo sencillamente es imposible, y la segunda repercusión es que la mujer deja de menstruar.

Este cese de la menstruación no significa que la mujer entre en la menopausia, porque lo único que se quita con esta cirugía es la matriz de manera que los ovarios continúan funcionando y produciendo las hormonas sexuales femeninas.

Es importante señalar que la histerectomía no provoca problemas sexuales, ni calores, ni alteraciones en el carácter, tampoco aumentos de peso, o dolores al momento de la relación sexual. Si es cierto que en muchas mujeres cuando se remueve la matriz de manera concomitante también se extraen los ovarios y es solamente en este caso que se pueden presentar todas estas molestias, que son típicas de la ausencia de las hormonas sexuales femeninas que son producidas por los ovarios.

Afortunadamente estos malestares ceden fácilmente con un tratamiento sencillo llamado terapia de reemplazo hormonal, que consiste en que la mujer tome esas hormonas que producen los ovarios para que el cuerpo pueda seguir funcionando normalmente y sin molestias.

Es importante subrayar que estos tratamientos requieren de una evaluación médica para determinar cual es el que más se adapta a las necesidades de la mujer, y que es sumamente peligrosa la automedicación y realmente no hay razón para automedicarse porque estos medicamentos los brinda la Caja Costarricense del Seguro Social.

 

 

Otros Artículo de la Semana

Infomación Sexual