19,275,591 Páginas vistas Escríbanos Mapa
A A A
Glosario
Búsqueda

Bookmark and Share

Tratamientos
CIRUGIAS VAGINALES

Soluciones quirúrgicas

 

Existen una serie de cirugías que es necesario realizar a nivel vaginal. Algunas se relacionan con quistes que pueden aparecer en los labios mayores, como el quiste de Bartolino, otras están relacionadas con problemas propios del tejido del himen, que contribuyen a eliminar causas de dolor con las relaciones sexuales- en el caso del himen fibroso y la resección del anillo vaginal y en otros casos, son la solución a los trastornos generados por un himen imperforado, que impide, por ejemplo, la salida de la menstruación.


CONSIDERACIONES GENERALES

¿Cuáles son las cirugías vaginales?

Hay varios tipos de cirugías vaginales, pero aquí mencionaremos las cuatro más frecuentes:

1. Marsupialización del quiste de Bartolino
2. Resección del himen fibroso
3. Apertura del himen imperforado
4. Resección de la estenosis del orificio del anillo vaginal

¿Dónde se realiza la herida quirúrgica?

Las heridas en estas cirugías son pequeñas. Una parte de la herida queda dentro de la cavidad vaginal o en la cara interna de los labios, de manera que no es fácilmente visible y genera poca o ninguna molestia. Además, estas heridas no dejan cicatriz.

¿Qué es el quiste y absceso Bartolino?

El quiste de Bartolino es una enfermedad infecciosa, en la cual una bacteria infecta las glándulas de Bartolino ubicadas a ambos lados del oficio vaginal. Normalmente estas glándulas no se palpan; pero, cuando se infectan, comienzan a aumentar de tamaño y pueden alcanzar volúmenes de varios centímetros cúbicos.
Por lo general, el quiste se opera cuando tiene un tamaño similar al de una bola de ping-pong.

Cuando este crecimiento es doloroso, caliente y de aspecto rojizo, se habla de un absceso de Bartolino. Si solamente se palpa el abultamiento pero no es doloroso, es un quiste de Bartolino.

Ambos se tratan con la marsupialización, una cirugía en la cual se realiza una incisión sobre la lesión y se deja abierta, simulando una especie de bolsa de canguro (de ahí el nombre). Esta abertura, aunque diminuta, queda abierta de por vida sin generar molestias.

¿Qué es un himen fibroso?

El himen es una estructura que tapa parcialmente el orificio vaginal y se rompe con facilidad en las primeras relaciones sexuales. Sin embargo, en el himen fibroso la consistencia es mayor y no se rompe con la penetración; por lo tanto no se pueden tener relaciones sexuales, y los intentos de penetración resultan dolorosos. En estos casos, se procede a quitar quirúrgicamente el himen, para que se pueda iniciar la vida sexual.

¿Qué es un himen imperforado?

El himen tiene una abertura que permite la salida al exterior de las secreciones vaginales y de la menstruación. En algunas mujeres, este orificio no existe y estos fluidos se acumulan.

Esta enfermedad pasa inadvertida en la infancia. No obstante, la falta de la menstruación en la adolescencia es el signo de alarma que motiva la consulta.

Una vez realizado el diagnóstico, la cirugía es simple y consiste en efectuar una abertura de cinco a ocho milímetros en el himen, que posibilite la salida de la sangre menstrual y los fluidos vaginales al exterior.

¿Qué es la estenosis del orificio del anillo vaginal?

En algunas situaciones, el himen se rompe sin dificultad pero las relaciones sexuales resultan dolorosas.

Para explicar esta situación, debemos recordar que normalmente el orificio vaginal, en su parte inicial, tiene un anillo compuesto por un tejido elástico, que se mantiene cerrado y se estira con facilidad.

Este anillo se extiende según las circunstancias. Si se introduce un dedo en la vagina, el anillo se distiende justo para dar cabida al dedo; si se introducen dos dedos, el anillo se distiende para permitir el paso de los dos dedos. Ante la penetración, el anillo vaginal se distiende para posibilitar la entrada del órgano masculino sin generar dolor ni molestias.

En algunas mujeres, las fibras elásticas del anillo vaginal están sustituidas por fibras colágenas. La elasticidad disminuye considerablemente, porque el colágeno actúa como una cicatriz o un callo y genera dolor con la distensión.

Ante una penetración, la mujer siente como si la estuvieran rompiendo o desgarrando. Comúnmente el dolor es tan intenso, que impide la vida sexual.

En otras mujeres el grado de elasticidad es mayor, pero no alcanza la normalidad. La penetración genera un dolor moderado, que la mujer aguanta con tal de complacer a su pareja; desde luego, estas mujeres se privan del placer sexual.

En algunas mujeres, la elasticidad les permite ser penetradas. El dolor se presenta en ciertas posiciones sexuales y se exacerba ante ciertos movimientos. Esta situación provoca que, en pleno acto sexual, ambos miembros de la pareja estén atentos para no desencadenar el dolor, lo cual obstaculiza una vida sexual espontánea e impetuosa.

Lamentablemente, la estenosis del orificio del anillo vaginal es una entidad poco conocida en el mundo, tanto por parte de la población como por parte de los profesionales en salud. Por eso, muchas mujeres no son diagnosticadas, o se les indica que el problema es mental y, por ello, siguen terapias psicológicas que no resolverán el problema.

En la mayoría de los casos, al cabo de un tiempo la mujer genera, además del dolor, un auténtico temor a la penetración. Esta reacción se explica por el miedo al dolor, sobre todo porque este es realmente intenso. Como consecuencia, la mujer puede mostrar una aversión hacia las relaciones sexuales.

Este dolor y este rechazo a la vida sexual crean en la mujer temores infundados: muchas temen ser lesbianas, algunas cuestionan si realmente aman a su pareja, otras dudan de la masculinidad del varón, o tratan de recordar si fueron víctimas de un abuso sexual en la infancia que explique tanto temor y dolor. Por eso, aquellas mujeres que han pasado años aguantando las relaciones sexuales dolorosas, necesitan de la cirugía y mucho apoyo psicológico para superar completamente el problema.

La cirugía correctiva es muy simple: se quitan las zonas fibrosas y poco elásticas del anillo vaginal, con lo cual se convierte en un anillo flexible y apto para la penetración. Este procedimiento elimina el dolor, pero no el daño ocasionado a lo largo de los años a la autoestima de la mujer y al vínculo de pareja. En este sentido, antes de programar la cirugía se realiza una valoración psicológica, para iniciar el proceso de rehabilitación sexual en la esfera emocional.

COMPLICACIONES

¿Cuáles complicaciones se pueden presentar con estas cirugías?

Las cuatro cirugías son verdaderamente sencillas. Usualmente no ocurren complicaciones de sangrado ni de infección y, cuando suceden, tienden a ser muy leves y fáciles de tratar. La posibilidad de lesionar otros órganos es remota, debido a que el campo operatorio está muy distante de los órganos internos. Se pueden presentar complicaciones anestésicas, pero solo en casos muy complejos. En términos generales, estas cirugías son sumamente seguras.

CIRUGIAS SEXUALES Y FERTILIDAD

¿Puede una mujer tener hijos después de que se le ha practicado una de estas cirugías?

Estas cirugías no dañan ni modifican la capacidad de tener hijos, porque no involucran a los órganos encargados de la fecundación y del embarazo. En algunos casos, el absceso y el quiste de Bartolino son provocados por una gonorrea, y esta enfermedad puede provocar esterilidad; la cirugía resuelve el quiste o el absceso, pero no la esterilidad.

CUIDADOS POST OPERATORIOS

¿Cómo debe prepararse una mujer para una cirugía vaginal?

Estas cirugías requieren de una preparación básica, tal como se señala en el capítulo dos. Si la mujer se encuentra en la menopausia, es posible que el médico indique la aplicación de una crema vaginal desde un mes antes de la cirugía

¿Cuánto tiempo después de la operación puede la paciente salir del hospital?

El egreso del hospital se autoriza el mismo día, y se requiere de un acompañante. En algunos casos especiales, la salida se otorga al día siguiente.

¿Cuánto tiempo después se puede continuar con las actividades diarias?

Durante las primeras veinticuatro horas se debe guardar reposo. El segundo día, la paciente debe caminar y evitar largos periodos sin moverse. La mayoría de las pacientes restablece su vida normal entre el tercero y el séptimo día, excluyendo levantar objetos pesados y realizar grandes esfuerzos, ejercicios o faenas laborales.

¿Después de la cirugía se debe seguir una dieta especial?

Según la complejidad del procedimiento, la mayoría de los médicos prefiere que la paciente mantenga el ayuno durante las primeras seis a veinticuatro horas; las necesidades alimenticias se suplen con sueros aplicados en la vena. Después de ese lapso, la paciente puede reiniciar una dieta corriente.

¿Cuáles cuidados requiere la herida quirúrgica?

Las heridas de estas cirugías son pequeñas y en su mayor parte internas, por lo cual no requieren ninguna atención especial.

¿Cuánto tiempo después de realizada la cirugía se debe asistir a las citas de control?

Normalmente se cita la paciente a los ocho, a los quince y a los treinta días, dependiendo de la evolución de las heridas y de los procesos de cicatrización.

CIRUGIAS VAGINALES Y VIDA SEXUAL

¿Cuánto tiempo después de realizadas las cirugías se pueden mantener relaciones sexuales?

En el caso del himen imperforado y el quiste o absceso de Bartolino, la mayoría de las pacientes reinicia la vida sexual a los quince días. Usualmente, las pacientes con himen imperforado son jóvenes que todavía no desean iniciar la vida sexual.

En las pacientes con himen fibroso o con estenosis del anillo vaginal, el reinicio de la vida sexual normal depende de varios factores. Si la mujer acude al médico apenas se percata de que tiene el problema sexual o en los primeros seis meses, por lo general la vida sexual se reinicia a los 45 días.

Como mencionamos anteriormente, si la mujer no consultó, o consultó y le dijeron que el problema era psicológico, y durante mucho tiempo mantiene relaciones sexuales a pesar de la molestia y el dolor, es probable que, además de la cirugía, necesite un manejo psicológico para superar toda la amargura y el dolor producidos por la enfermedad.

 

 

Infomación Sexual