20,075,482 Páginas vistas Escríbanos Mapa
A A A
Glosario
Búsqueda

Bookmark and Share

Tricomona vaginalis
TRICOMONIASIS

¿Es o no una enfermedad venérea?

 

Es una enfermedad de transmisión sexual que afecta los órganos genitales y provoca flujo de mal olor y dolor con las relaciones sexuales. Sin embargo, se desconoce su frecuencia real, por cuanto su tratamiento es tan sencillo que la mayoría de los casos no se reportan. Se requiere que exista una relación íntima con penetración o sin ella, para que el germen pase de una persona infectada a una persona sana. Afortunadamente no se han descrito complicaciones. Las tricomonas pueden ser muy molestas, pero solo en casos excepcionales dañan a mediano y a largo plazo.

 


INTRODUCCION

La tricomoniasis es una enfermedad de transmisión sexual que afecta los órganos genitales y provoca flujo de mal olor y dolor con las relaciones sexuales.

¿Cómo se llama el germen que produce la tricomoniasis?

Estas infecciones son causadas por un parásito del grupo de los parásitos protozoarios, llamado Trichomona vaginalis, conocido simplemente como tricomonas.

FRECUENCIA

La tricomoniasis es muy común. Sin embargo, se desconoce su frecuencia real, por cuanto su tratamiento es tan sencillo que la mayoría de los casos no se reportan. En Estados Unidos se registran cinco millones de casos nuevos por año.

CONTAGIO

¿Quiénes se pueden contagiar con las tricomonas?

Cualquier persona que mantenga contacto sexual con un individuo infectado, puede adquirir la enfermedad. Según sugieren algunos reportes, las tricomonas pueden vivir en medios húmedos, por lo cual se presume que en muy raras ocasiones se pueden transmitir de forma no sexual.

¿Cómo se contagian las tricomonas?

Esta es una enfermedad de contagio sexual. Se requiere que exista una relación íntima con penetración o sin ella, para que el germen pase de una persona infectada a una persona sana. El parásito no sobrevive en la zona rectal ni en la oral, así que no se transmite por el sexo oral o el anal.

Si en el acto sexual no se produjo la eyaculación, ¿hay riesgo de que la enfermedad se transmita?

El riesgo de contagio siempre está presente, incluso en ausencia de eyaculación.

Me diagnosticaron tricomonas, y yo comparto algunas prendas de vestir con mi hija. ¿Se puede contagiar?

Existe un miedo generalizado de contraer o transmitir las enfermedades venéreas. A continuación presentamos una serie de actividades que no representan riesgo de contagio pero que, erróneamente, generan un gran temor en la población.

Las tricomonas no se transmiten en piscinas, gimnasios, servicios sanitarios o duchas, ni por alimentos o bebidas. Tampoco se transmiten en actividades deportivas.

No hay riesgo de contagio por visitar hospitales, asistir a reuniones o actividades con multitudes, compartir oficinas, aulas o medios de transporte como taxis, aviones y trenes, ni por tocar objetos como dinero o puertas. Tampoco se transmite por estornudos, tos o saliva.

Esta enfermedad no se transmite por la utilización de prendas de uso externo o de ropa interior; tampoco por el contacto con los animales, ni por tocar objetos contaminados con secreciones, ya sean asientos, vasos, cucharas, platos o máquinas, como las computadoras.

Su transmisión requiere de un acercamiento sexual. De manera que no se transmite por caricias, apretón de manos, abrazos, ni en actividades artísticas como la danza o el baile.

MANIFESTACIONES

¿Es cierto que en muchos casos las tricomonas no dan síntomas?

La mayoría de los hombres infectados con tricomonas no presenta síntomas. En algunas mujeres, las tricomonas pasan largos periodos sin dar ninguna manifestación. Muchas veces, el diagnóstico se realiza por casualidad, al tomar un examen para diagnosticar otra enfermedad.


¿Cuándo aparecen los síntomas?

Se considera que las primeras molestias se pueden presentar a los dos a veintiocho días siguientes a la fecha de la infección. Sin embargo, en muchos casos las molestias se producen mucho tiempo después.

¿Cuáles son los síntomas en el hombre?

El semen tiene una alta concentración de zinc que neutraliza a este parásito. Por eso, casi todos los varones infectados no presentan síntomas ni molestias; incluso, por lo general el varón elimina las tricomonas sin necesidad de un tratamiento. En consecuencia, comúnmente el hombre no se percata de que está infectado y, sin saberlo, puede transmitir la infección a una mujer sana.

En varones con bajos niveles de zinc, se pueden presentar síntomas como secreción por el caño de la orina, ardor al orinar o deseos de orinar inmediatamente después de haber orinado. En ocasiones muy particulares, el parásito puede avanzar a los órganos internos y provocar prostatitis e inflamación de los conductos del testículo (epididimitis).

¿Cuáles son los síntomas en la mujer?

El sangrado menstrual, rico en hierro, hace que las tricomonas se reproduzcan con mayor facilidad y provoquen el cuadro clásico. Este se caracteriza por la presencia de los siguientes síntomas:

• Flujo abundante de color crema o amarillo verduzco
• Olor genital desagradable
• Picazón vaginal
• Dolor con las relaciones sexuales
• Ardor y dolor al orinar

Los dos síntomas presentes en la mayoría de los casos son: flujo verde amarillento, acompañado de mal olor.

¿Cuáles son los síntomas si la infección se produce en la zona anal?

Este germen usualmente es incapaz de sobrevivir en la zona anal.

¿Cuáles son los síntomas si la infección se produce por contagio a través del sexo oral?

La boca no presenta las condiciones para que las tricomonas se instalen. Por eso rara vez se producen infecciones orales.

TRICONOMAS Y EMBARAZO

¿Las tricomonas afectan el curso del embarazo?

Clásicamente, se ha descrito que las tricomonas no dañan el curso del embarazo .

¿Cómo se diagnostica en una mujer embarazada?

El diagnóstico de las tricomonas durante el embarazo se realiza con los mismos métodos que se utilizan en mujeres no embarazadas.

¿La mujer embarazada que tiene tricomonas recibe el tratamiento durante el embarazo o posteriormente?

El médico valora el riesgo-beneficio, por cuanto algunos medicamentos pueden tener efectos nocivos para el niño en ciertos momentos del embarazo.

¿Cuáles daños se producen si un niño se infecta al momento del parto?

Es extremadamente raro que los niños se infecten. Cuando eso sucede, el bebé puede presentar fiebre, y las niñas una secreción vaginal. El bebé infectado debe recibir tratamiento desde el momento en que se le diagnostica la presencia de ese parásito. Sin embargo, la infección en el recién nacido es muy rara.

DIAGNOSTICO

¿Cómo se diagnostican las tricomonas?

En general, las pruebas se basan en la recolección de una muestra del sitio probablemente infectado, es decir, del pene, del caño de la orina, de la vagina o del cuello de la matriz, y se realiza una sencilla prueba de laboratorio.

¿Es posible que las pruebas no determinen la presencia de esta infección aun cuando la persona esté infectada?

Es posible y relativamente frecuente. Sin embargo, como las molestias son tan características, es común que el médico instaure un tratamiento aun con las pruebas negativas.

¿Se puede diagnosticar con la citología vaginal o Papanicolaou?

El Papanicolaou se diseñó para diagnosticar lesiones precancerosas y cancerosas en el cuello del útero, no para detectar infecciones. Por eso es poco frecuente que el Papanicolaou detecte esta infección.

¿Existe alguna prueba diagnóstica en sangre?

No existe forma de determinar la presencia de la tricomona realizando pruebas sanguíneas sencillas. Sin embargo, por lo noble de la enfermedad y lo simple del tratamiento, no resulta necesaria.

TRATAMIENTO

¿Cuál es el tratamiento?

El tratamiento es simple y consiste en la toma de un medicamento. Lo ideal es que lo tomen ambos miembros de la pareja, aun cuando el varón no tenga molestias. Recientemente, se han descrito ciertos tipos de infecciones por tricomonas que no responden a los medicamentos usuales, porque el germen ha creado resistencia. En ese caso, el tratamiento es más complejo y requiere medicamentos especiales.

COMPLICACIONES

¿Cuáles son las complicaciones si no se instaura el tratamiento?

Afortunadamente no se han descrito complicaciones. Las tricomonas pueden ser muy molestas, pero solo en casos excepcionales dañan a mediano y a largo plazo.

PREVENCION

¿Cómo se puede prevenir el contagio?

Como hemos mencionado, las enfermedades de transmisión sexual son muy difíciles de prevenir porque no siempre dan síntomas. Además, la vida sexual es tan compleja y pleomórfica, que comúnmente las personas olvidan las normas mínimas de prevención, las cuales suelen ser bien conocidas.

Entre estas medidas se destacan:

• Evitar relaciones sexuales con personas de riesgo, como las prostitutas.
• Utilizar el preservativo de manera estricta, correcta y constante.
• Consultar ante la presencia de cualquier molestia genital.
• Evitar las relaciones sexuales cuando se sufre de molestias genitales.
• Realizarse chequeos periódicos si se mantiene una relación sexual con una pareja no habitual.
• Ante el diagnóstico de tricomonas, avisar a las personas con quienes se mantuvo vida sexual durante el periodo de riesgo que el médico señale.
• Efectuarse chequeos cuando se cambia de pareja sexual, o bien, cuando se conoce que la pareja habitual ha tenido relaciones sexuales con una tercera persona.

¿El preservativo es eficaz para evitar el contagio?

En términos generales, es altamente efectivo. Sin embargo, es común que el preservativo se use de manera errónea, y esto expone a las personas al riesgo de infectarse. Además, la protección no es absoluta. Siempre existen casos en que, a pesar del uso correcto del preservativo, se transmite la enfermedad. Claro está, esos casos son poco frecuentes.

Si una persona se contagió con tricomonas, ¿está protegida de una nueva infección por esa enfermedad?

Claro que no. Una persona puede infectarse varias veces en la vida, por cuanto las tricomonas no producen inmunidad natural. Así, los pacientes que han sido tratados pueden adquirir de nuevo el germen si tienen contacto sexual con personas infectadas.

 ¿Existe alguna vacuna para evitar el contagio?

Lamentablemente no existen vacunas para prevenir el contagio. Por eso la prevención y el tratamiento oportuno son fundamentales.

RELACION CON OTRAS ENFERMEDADES

¿La presencia de tricomonas se asocia a la presencia de alguna otra enfermedad?

Es común que quien padece una enfermedad venérea tenga alguna otra. Según afirman algunos estudios, la mitad de las personas que se infectan con gonorrea sufre concomitantemente de una infección por tricomonas. Por eso, siempre es prudente realizar estudios completos de infecciones sexualmente transmisibles, entre ellas sida, virus del papiloma, herpes genital, hepatitis B, clamidia, gonorrea y sífilis.

 ¿Hay alguna relación entre el virus del papiloma y las tricomonas?

Se cree que existen intrincadas relaciones entre estos dos gérmenes, a saber:

• Las tricomonas provocan que el virus del papiloma sea más difícil de tratar.
• Las tricomonas aumentan la probabilidad de que el virus del papiloma desencadene un proceso canceroso.
• Las tricomonas aumentan la probabilidad de que el virus del papiloma desencadene cuadros de condilomas externos.
• Si coexisten las tricomonas y el virus del papiloma, se debe diseñar un plan integral de tratamiento.

¿Hay alguna relación entre el sida y las tricomonas?

Se han descrito varias interacciones entre estos gérmenes, a saber:

• El paciente con tricomonas tiene mayor probabilidad de contagiarse con el virus del sida.
• Además, una vez contagiado tiende a transmitir el sida más fácilmente.
• El paciente con sida contrae con mayor facilidad las tricomonas.
• En el paciente con sida, las tricomonas provocan síntomas más intensos y molestos.

Infomación Sexual