17,228,283 Páginas vistas Escríbanos Mapa
A A A
Glosario
Búsqueda

123

Artículo de la Semana
INCONTINENCIA URINARIA

Los estudios demuestran que en nuestra sociedad hasta la mitad de las mujeres sufren de algún grado de incontinencia urinaria, es decir, que ante algún esfuerzo sienten la salida involuntaria de orina.

El acto de orinar es un reflejo simple que no requiere ningún esfuerzo al extremo que más bien para desencadenar la salida de orina, solo es necesario relajar unos cuantos músculos.

En la mujeres que sufren de incontinencia urinaria, la salida de orina se desencadena inicialmente con grandes esfuerzos, como al levantar objetos pesados, pero conforme la enfermedad va avanzando el problema se presenta hasta con un leve esfuerzo.

De igual manera, en las etapas iniciales la cantidad de orina que sale, es de unas cuantas gotas, las cuales prácticamente pasan desapercibidas, posteriormente la cantidad de orina es considerable y provoca repercusiones sociales, en el sentido que impregna con su olor las prendas de vestir con la consecuente angustia para la mujer.

El origen de este problema es variado, pero en la mayoría observamos un común denominador, el antecedente de partos vaginales difíciles y traumáticos, que lesionaron de manera considerable los músculos encargados de retener la orina.

Por eso en la actualidad cuando se evalúa la vía de parto no solo se toma en cuenta si el niño va a salir bien, sino también cuáles son las condiciones en la que va a quedar la madre.

Desde el punto de vista sexual estas lesiones sucedidas en el parto son muy importantes porque pueden condicionar que la mujer al momento del acto sexual se percate que se va a orinar y muchas de ellas se cohíben con la sensación y generar una anorgasmia y hasta una negativa por la vida sexual, aunado a la vergüenza de comentarlo con su pareja y aun con el médico.

Es claro que si la mujer no acude tempranamente lo tendrá que hacer posteriormente por la gravedad de las molestias, en el sentido que llegará el momento que por cualquier esfuerzo, por pequeño que sea, experimentará la salida de grandes cantidades de orina.

Claro, aquellas que consultan en las etapas iniciales se pueden beneficiar y hasta curar con la realización de unos simples ejercicios pélvicos llamados ejercicios de Kegel-Scott, sin embargo si se consulta tardíamente muchas de estas mujeres tendrán que ser operadas y si se consulta en etapas mucho más avanzadas la cirugía no consigue una total curación para esta entidad.

Hay algunos otros factores que acrecientan esta alteración, por un lado cuando sucede la menopausia, los fenómenos hormonales que se producen a nivel vaginal que resecan y debilitan las paredes vaginales hacen más intensas las molestias urinarias. De ahí la importancia de recibir los diferentes tratamientos para la menopausia que de manera indirecta previenen esta alteración.

También sucede lo mismo con las retención de la orina. En nuestra sociedad acudir a un baño público es una experiencia bochornosa, aun en restaurantes "finos y sitios de prestigio", por eso muchas mujeres se acostumbran a "aguantar" por largos períodos; dañando la ya de por sí dañada musculatura pélvico vesical.

Los tratamientos para la incontinencia urinaria está al alcance de todos, los brinda el Seguro Social y desde luego en la consulta privada, de manera que no hay razón para aguantar estas molestias.

Otros Artículo de la Semana

Infomación Sexual