17,114,745 Páginas vistas Escríbanos Mapa
A A A
Glosario
Búsqueda

123

Artículo de la Semana
HERPES GENITAL

En la década del ochenta, la ciencia se percató de la presencia de una nueva enfermedad venérea, el herpes genital, el cual a pesar de estar presente desde el inicio mismo de la humanidad, nunca se había conceptualizado como enfermedad porque no se encontraba ningún microorganismo responsable.

Hoy esto es fácil de entender, esta enfermedad es provocada por un virus que es una ser extremadamente pequeño para ser detectado fácilmente.

Curiosamente el 70% de las personas que tienen este virus no relatan ninguna molestia, en el porcentaje restante se producen unas lesiones tipo vesículas que a los días se revientan y dan lugar a una costra color miel sumamente ardorosa, que tiende a durar entre siete a diez días. Es común además, que presenten fisuras o cortaditas que son hartamente molestas.

Esta familia de virus son los responsables de las típicas lesiones bucales que la gente llama fuegos, y cabe señalar que las lesiones genitales son idénticas a estas lesiones orales tan conocidas por todos.

Se sabe que el riesgo de contagio de una mujer que ha tenido relaciones sexuales con un varón con lesiones herpéticas es cercano al 85%, y el riesgo de contagio de un hombre que ha tenido relaciones sexuales con una mujer con dichas lesiones oscila entre el 50%. Esto explica la alta prevalencia de esta enfermedad.

Desafortunadamente, este virus también se puede transmitir aun cuando la persona no tenga síntomas y aun en ausencia de penetración. Así, con el roce de los genitales, con caricias, con el sexo oral se puede producir el contagio. Esto explica porque la enfermedad se transmite aun en aquellas personas que son muy estrictas con el uso del preservativo.

Las lesiones aparecen de manera caprichosa casi siempre cuando hay un descenso en las defensas del individuo, por eso el herpes es más común cuando hay alguna otra enfermedad. También se ha relacionada con la tensión y el stress, al punto que inicialmente se conoció esta enfermedad como la "maldición de los infieles", porque tendía a aparecer cuando se mantenía una aventura extramarital satinada de tensión

En un grupo pequeño de pacientes, el herpes se convierte en un verdadero martirio porque las vesículas aparecen varias veces al año y, en algunos casos, varias veces al mes.

En otras pacientes, los brotes están en estrecha relación con aspectos normales de la vida como las relaciones sexuales, o la menstruación, situaciones en las que el herpes hace su aparición.

Al ser una enfermedad relativamente nueva, es usual que no se identifiquen los síntomas y más bien se atribuyan a otras entidades. Frecuentemente el herpes provoca ardor, picazón y enrojecimiento de los genitales después de las relaciones sexuales, o antes, durante o después de la regla. Por eso falsamente se crea que estas molestias son por la presencia de alergias, como alergia al preservativo o a las toallas o tampones.

Al día de hoy no existe un tratamiento que elimine el herpes del cuerpo. Sin embargo, existen varios medicamentos antivirales que disminuirán el número de brotes al año, la duración del brote y la intensidad de los síntomas.

Cuando los brotes son muy frecuentes y asociados a la tensión o el stress, están indicados cambios en el estilo de vida, como por ejemplo asumir rutinas deportivas, dietas ricas en frutas y verduras, así como la ingesta de líquidos y hasta terapia de relajación.

Otros Artículo de la Semana

Infomación Sexual