20,030,030 Páginas vistas Escríbanos Mapa
A A A
Glosario
Búsqueda

Bookmark and Share

SEXO Y LICOR


Nuestra sociedad definitivamente es una sociedad alcohólica, buena parte de las celebraciones sociales, de las actividades familiares y de los acontecimientos importantes se realizan bajo la sombra etílica, de tal forma que desde pequeños los costarricenses aprenden el vicio del licor desde el seno del hogar.

El panorama se vuelve mas sombrío cuando observamos que los medios de comunicación fomentan el consumo directa e indirectamente, por un lado con los anuncios repetitivos, que muestran al alcohol como un amigo, y por otra parte incluyéndolo como parte crucial de las diversas escenas románticas.

Todo esto propicia una fuerte presencia del licor en la cotidianidad del costarricense que aunado a las grandes inhibiciones sexuales que padece la población provocan que se recurra a él con variados fines, entre ellos, para mitigar esa timidez que impide a muchos hombres desenvolverse adecuadamente frente a una mujer, es decir se utiliza como una forma de quitarse "el miedo a las mujeres".

Algunos por otra parte lo utilizan para durar mas en la relación sexual porque consideran que disminuye la eyaculación precoz, aun cuando la realidad es clara en señalar que pocas veces sirve para ese fin y cuando funciona son pocos los minutos en que retrasa la eyaculación. Contraria a esa percepción los estudios señalan que el alcohol suele dañar los mecanismos de la erección propiciando episodios de impotencia, y tiende a disminuir el deseo sexual, y la intensidad del orgasmo masculino.

En la sexología contemporánea no cabe duda que el licor es considerado un enemigo de la sexualidad, por la inconciencia que provoca y que propicia conductas peligrosas, como por ejemplo, los vínculos riesgosos, el olvido del preservativo, la ausencia de anticoncepción, la violencia entre la pareja, entre otros.

En la sociedad actual, cuando hablamos del licor no tenemos que limitarnos a los varones, hoy sabemos que son muchas las mujeres que sufren de este mal, y que ven dañada su sexualidad en varias facetas, así, el deseo sexual suele abolirse, hay dificultades importantes en la consecución del orgasmo, se presentan problemas para lubricar, y con frecuencia hay una inapetencia sexual.

Para la madre embarazada el alcohol representa un enorme peligro, así puede dañar al niño en cualquier momento del embarazo, con el agravante que el daño es independiente de la cantidad que se tome, es decir se pueden producir grandes daños en el infante aun con dosis muy pequeñas de licor como una cerveza. Siendo su efecto más arrasador entre la semana seis y la semana doce de embarazo.

Aunque tiende a olvidarse es importante destacar que el alcohol no solo daña sexualmente al que lo toma sino también a la pareja que convive con el alcohólico, así son muchas las mujeres que sienten aversión por el aliento etílico y mas por los efectos del licor, produciendo a nivel afectivo y sexual rechazos y distanciamientos hacia el compañero. También, aunque en menor porcentaje, algunas mujeres generan temor, angustia y miedo cuando su compañero "esta tomado", sensaciones que son inhibidoras clásicas de la respuesta sexual.
Aunque se habla mucho del efecto del licor sobre la vida sexual, frecuentemente olvidamos el efecto de la vida sexual sobre el licor, enormes cantidades de varones recurren a licor como una forma de apaciguar sus problemas sexuales y conyugales, por eso es imperativo en el abordaje del alcoholismo indagar sobre la vida sexual y la vida de pareja.

Independientemente de las múltiples excusas que remencionan par justificar su uso y abuso es sin duda una droga escapista mas que le permite precisamente al individuo huir momentáneamente de su realidad, alejándolo de cualquier intento formal de cambio y sumergiéndolo indefinidamente en la problemática de la que huye.

 

Temas Relacionados

Infomación Sexual